artículo   

9/01/2022

¿Qué suponen para la igualdad y accesibilidad universal real los ODS y la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad? El Cermi lo explica

La aplicación conjunta de la Convención sobre los Derechos de las Personas Con Discapacidad (CDPD) y los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Agenda 2030 «favorecerá la eficacia de los derechos de las personas con discapacidad». Ambos marcos, jurídico y estratégico, comparten objetivos y metas y están orientados a la construcción de un escenario de igualdad, accesibilidad y plenos derechos de las personas con discapacidad, por lo que se apoyan y refuerzan mutuamente, según las conclusiones del ‘Informe sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible y los derechos de las personas con discapacidad’ publicado por el Cermi (Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad).

Este documento detalla que la Convención sobre los Derechos de las Personas Con Discapacidad (CDPD) reafirma que «deben disfrutar de los derechos humanos y libertades fundamentales en igualdad de condiciones que cualquier otra persona». Recoge todas las categorías de derechos, prestando especial atención a aquellas áreas donde los derechos de las personas con discapacidad «han sido violados y donde la protección de estos derechos debe ser reforzada».

En cuentao a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), explica que son un plan de acción en favor de las personas, el planeta y la prosperidad, aprobado en 2015, firmado por 193 Estados y compuesto por 17 Objetivos y 169 metas. Los ODS son de carácter integrado e indivisible y conjugan las tres dimensiones del desarrollo sostenible: económica, social y ambiental.

Los ODS giran alrededor de 5 ejes: las personas y su dignidad; el planeta, protegiendo su degradación; la prosperidad, combatiendo la desigualdad; la paz, propiciando sociedades pacíficas, justas e inclusivas; y las alianzas mundiales, con espíritu de solidaridad y respetando la diversidad.

Oportunidad para impulsar reformas y mejoras

El informe elaborado por el Cermi detalla que la Convención «forma parte plenamente del ordenamiento jurídico español y es invocable ante las autoridades políticas, judiciales y administrativas. No ocurre lo mismo con la Agenda 2030″, cuya implementación no es jurídicamente vinculante. Su aplicación debe realizarse a partir de tres principios: enfoque basado en los Derechos Humanos, no dejar a nadie atrás e igualdad de género y empoderamiento de las mujeres».

A pesar de que este carácter estratégico o político de la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible, «el consenso generado en torno a los ODS es indiscutible, por lo que la inclusión de la discapacidad constituye una oportunidad para impulsar las mejoras adecuadas que permitan construir el escenario en el que los derechos de las personas con discapacidad sean realidad».

«Claramente, el principio ‘no dejar a nadie atrás’ exige que las intervenciones a favor de los ODS se configuren desde parámetros de inclusión y es la CDPD el instrumento que marca las condiciones de inclusión de las personas con discapacidad», concluye el informe.

Sin duda, la Convención sobre los Derechos de las Personas Con Discapacidad (CDPD) y los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) abren grandes oportunidades para avanzar hacia la verdadera igualdad en derechos y la accesibidad universal, en todas sus acepciones.

Puedes acceder a informe completo del Cermi, pinchando aquí.